El viñedo

Finca Antigua se parcela en la actualidad en 40 parcelas diferentes, en las que se cultivan y vendimian por separado las diferentes uvas de nuestro amplio catálogo varietal, que incluye desde las castas nacionales de viura, garnacha, tempranillo y moscatel a las internacionales merlot, cabernet sauvignon, petit verdot y syrah, con las que elaboramos nuestra creativa y vanguardista colección de varietales con crianza.

Finca Antigua Crianza Único y Finca Antigua Reserva dos vinos que combinan la fusión de estilos y posibilidades de la finca, son fruto de la mezcla de varias parcelas, cada año las mismas, y que suponen un paso más en la creatividad de la bodega.

Un caso especial es Pico Garbanzo, un maravilloso enclave de apenas cuatro hectáreas donde podemos encontrar una mezcla varietal ‘desordenada’, incluso atípica (garnacha, cabernet,  pinot noir, mazuelo,…) que, plantada sobre un particular suelo arcilloso, da lugar a Clavis, un especial y sorprendente vino capaz de  expresar el paisaje de monte bajo donde enraízan los viñedos.

Los suelos de Finca Antigua, en términos generales, se caracterizan por un carácter franco calizo, al mismo tiempo que pobres en materia orgánica. Hecho, que unido a la elevada altitud de la finca 900 metros -una de las zonas más frías de La Mancha-, nos permite elaborar vinos singulares e innovadores, que expresan la personalidad del terruño, con la elegancia, frescura y la capacidad de guarda que únicamente las viticulturas al límite son capaces de ofrecer.

La rusticidad de los suelos, aptos únicamente para cultivos tan recios como el de la vid, y la extraordinaria amplitud térmica entre el invierno y el verano y entre el día y la noche, nos ofrecen una acidez característica y un bajo pH natural en las uvas, de forma que obtenemos una madurez fenólica plena sin abusar del grado alcohólico, que ni en los años más cálidos supera los 14 grados.