Entorno

Finca Antigua se localiza en el término municipal de Los Hinojosos, en el extremo suroccidental de Cuenca (97 kilómetros) y a escasos kilómetros de la provincia de Toledo (138 kilómetros hasta la capital). Esta última es la misma distancia que separa la pequeña población manchega de Madrid (menos de una hora y media), lo que le convierte en un destino muy accesible desde la capital de España.

Los Hinojosos forma parte de la Ruta del Quijote e incluso no se descarta que fuera precisamente el “lugar de La Mancha de cuyo nombre…”, Cervantes no quiso acordarse.

Los molinos de viento y los campos de labranza caracterizan el paisaje de la zona, a un paso de El Toboso y de otras poblaciones como Belmonte, Mota, Villamayor de Santiago y Quintanar de la Orden, con una gastronomía muy típica como las gachas manchegas, el pisto, el cocido manchego, las migas, el cordero a la brasacaldereta de carne, las gachas dulces o las rosquillas.

La historia de Los Hinojosos guarda una curiosidad. En el año 1241, don Gonzalo, obispo de Cuenca, cumpliendo el mandato del rey de Castilla, Fernando III acabó de fijar la frontera entre los Concejos de Alarcón y de Uclés. Como la línea fronteriza atravesaba El Hinojoso, el pueblo quedó dividido en dos zonas: una pasó al Concejo de Alarcón y la otra, al Concejo de Uclés de la Orden Militar de Santiago.

Aquella decisión dio origen a dos municipios independientes: El Hinojoso del Marquesado y El Hinojoso de la Orden, separados por una calle de unos cuarenta pies de ancho. En la actualidad es un solo pueblo, con un solo ayuntamiento, resultado de la unión de las dos localidades separadas caprichosamente por los señores feudales.